Factor sorpresa: El Neuromarketing

Factor sorpresa: El Neuromarketing

Hoy traemos un tema un tanto complejo, pero fascinante. Y no es otro que una de las técnicas empleadas en el marketing, qué es el Neuromarketing. Como se intuye por el nombre, este tiene que ver con el cerebro y la neurociencia ¿Pero que tiene que ver esto con el marketing? Por muy absurdo que parezca, es algo que realmente funciona sin que nadie se de cuenta, de una manera más indirecta y sutil que la publicidad a la cual todos están acostumbrados. Pero vayamos directos al punto.

De hecho, es algo que está por todas partes aunque alguien no tan conocedor del tema no lo pueda ver, hoy en dia no solo hay publicidad por doquier sino que incluso se estudia en cierta manera el punto de vista del consumidor y por qué no, también cómo reacciona el cerebro humano antes ciertos colores, estímulos y reacciones ante un producto o un anuncio. Jugar con los sentidos, es una manera para atraer la atención del cliente. Una de ellas podría ser el pan del supermercado ¿Quien no se deleita con el delicioso olor de pan recién horneado? La tentación de comprarlo puede llegar a quererlo comprar, alguien que en un principio no lo tenía planeado.

Por ello, en el Neuromarketing los sentidos son el plato principal de esta técnica. Los colores, las imágenes, la historia, todo cuenta para que el cerebro se active como un botón ante esto. Otro ejemplo, seria el precio. Ese 0,99 que casi no llega al entero, para que automáticamente se crea que es más barato, aunque este caso es bastante obvio o un gigante cartel de “¡Oferta!” o tachar el precio anterior, y colocar el nuevo precio “rebajado” sin embargo, nada de esto es un secreto.

Diez ejemplos de neuromarketing

  1. El ego

Una de las estrategias más eficaces, utilizadas por una gran variedad de marcas, es la que se basa en satisfacer el ego de muchas personas que buscan un estatus dentro de su entorno y su grupo social. Generalmente se trata de productos integrados dentro de las últimas tendencias.

Las claves del ego dentro del neuromarketing están en el diseño. En tiendas, físicas y online a través del marketing digital, en productos exclusivos, una publicidad elegante, sofisticada, etc.

  1. La pasión

Las imágenes con mujeres que muestran su sensualidad pertenecen al pasado. En la actualidad se hace publicidad, no con imágenes sensuales, sino jugando con el deseo de sensualidad, de atraer con el producto determinado a personas del sexo contrario.

  1. El sentimiento de pertenencia

Estas acciones de neuromarketing las vemos sobre todo en los juguetes. Se intenta despertar el deseo de pertenencia a un mundo adulto muy atractivo, siempre de clase social alta, como es el caso de coches de lujo, muñecas que simulan tener un alto nivel profesional, etc.

  1. La sensación de miedo

El miedo es otra sensación utilizada por el marketing emocional. Podemos comprobarlo diariamente con los anuncios de los seguros, medicamentos, productos de droguería anti bacterias, artículos para los bebés, etc.

Estas estrategias de marketing, tradicional y de marketing digital, son sencillas de llevar a cabo. Se trata de generar una necesidad en el consumidor para evitar una de las situaciones perjudiciales para su salud (el efecto miedo) que se presentan en el spot o anuncio.

  1. La nostalgia

El uso de la nostalgia dentro del marketing emocional se basa en conseguir que el consumidor recuerde momentos pasados muy felices. De esta forma se establece una especie de conexión emotiva, y surge la necesidad de adquirir el producto determinado que se asocia a esas percepciones de felicidad pasadas.

  1. El humor

La publicidad que incluye el humor y la diversión siempre consigue impactar en los consumidores. Con el humor y una buena dosis de creatividad, se puede transmitir una idea de valor y más calidad.

  1. La felicidad

Hay muchos anuncios, imágenes y vídeos publicitarios que integran la felicidad dentro de una estrategia de marketing para los sentidos. Una conocida marca de cola nos viene recordando desde hace mucho tiempo que beber sus refrescos no solo calma la sed, sino que hace un poco más felices a las personas que lo toman.

  1. El sentimiento de ternura

Con la sensación de ternura y una buena dosis de emotividad se puede conseguir un gran impacto en los consumidores. Un claro ejemplo de ello es la ternura que se busca en muchas madres a la hora de vender un producto infantil o para bebés, etc.

  1. El marketing olfativo

El olor y los aromas siempre consiguen seducirnos, atraernos. Un establecimiento de venta de perfumes no huele bien por casualidad, porque esté muy limpio. Los perfumes están cerrados y embalados, no generan olor de esa forma. Pero con la fragancia que se ha impregnado de forma voluntaria al ambiente de la tienda, nuestras emociones se estimulan y nos generan el deseo de comprar alguna muestra de esa tienda que huele tan bien.

  1. El marketing auditivo

La música de muchos establecimientos tiene una clara influencia en nuestro estado de ánimo. Se trata de serenarnos, que olvidemos nuestras preocupaciones y nos integremos en el ambiente. Músicas lentas para que pasemos más tiempo en el local, música festiva (el caso de tiendas de ropa joven) para identificar las prendas con una diversión futura, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s